Incertidumbre, bendita herramienta


Por: Hiram Ibarra / Latam Agribusiness Coach

Ahora que estamos iniciando un nuevo ciclo, una nueva década, ¿qué seria de todo esto si no viniera acompañado de una dosis de incertidumbre? Piénsalo. Y es que, ¿por qué tenemos miedo a todo aquello que no conocemos?, que en realidad es un miedo a lo que nos hace sentir todo aquello que no sabemos manejar. Te pregunto en este momento: ¿cuál es la emoción que identificas al momento de escuchar, vivir o sentir incertidumbre?

¿Por qué?

“Incertidumbre es una expresión que manifiesta el grado de desconocimiento acerca de una condición futura, pudiendo implicar una previsibilidad imperfecta de los hechos, es decir, un evento en el que no se conoce la probabilidad de que ocurra determina situación. La incertidumbre puede ser derivada de la ausencia de información, o bien por desacuerdo acerca de la información con que se cuenta, implicando la incertidumbre cierto grado de desconocimiento. Por ejemplo, no se puede conocer de antemano el retorno que tendrá una inversión. Etimológicamente está conformada por el prefijo in (negación) y certus (cierto), por lo que se define como la carencia de un conocimiento certero, la duda o falta de certeza sobre algo que nos inquieta.” (en https://quesignificado.com/incertidumbre/)

Ahora bien, ¿qué identificas en estos momentos de incertidumbre, es decir en este preciso inicio de año en donde esta palabra está mas de moda que de acción, y por qué mencionarlo de esta forma? Si tomamos la primera parte de la definición de incertidumbre, entonces podemos observar claramante que es la mera ausencia de información y con esto no saber qué nos depara una condición futura, pero ¿quién o quiénes son los responsables de que dicha información realmente pueda llegar al usuario adecuado y, más aún, qué tipo de informacion es aquella que es indispensable para saber utilizarla?

¿Qué acaso esta palabra -tan cotidianamente utilizada por todos en todos los ámbitos- se usa de forma incorrecta? En mi opinión: sí. ¿Y por qué? Basta con tan solamente tomar una vez más las palabras antes mencionadas: falta de información, ausencia de información, pero quizás no estés de acuerdo en ello y tienes todo el derecho de hacerlo pero -en verdad- lo importante aquí sería que utilicemos esta laguna de si esta bien utilizado el término, para no tomar una palabra como un detonador de una presión alta, un miedo; o bien, algo que no sabemos qué es pero que me causa dolor de cabeza no conocerlo a detalle, pero que en ocasiones no hago el mínimo intento de investigar más a fondo sobre cómo hacerla mi aliada.

Incertidumbre es la carencia de información sobre uno o varios temas -como ya lo compartimos anteriormente-; y qué pasa si, al detectar esta falta de información, tomamos cartas en el asunto y le dedicamos unos minutos: primero a identificar esa emoción que puede paralizarnos o no dejarnos actuar; y otros minutos más, a poder invertir unos minutos, o quizá unas horas, en disipar esa laguna de la “no información” para con esto no sólo seguir adelante con los planes, ya sea de Negocios, Personales, Emprendimiento o Profesionales, sino para que nuestra decisión no se base en esta herramienta del EGO llamada control, y que en ocasiones les llamamos corazonadas; que si bien es cierto vienen de un cúmulo de experiencias, en ocasiones carecen de información suficiente para la toma de decisiones.

Es cierto que nuestra situación es quizá la mas incierta y esto nos genera incertidumbre, claro está, pero ¿qué tal que canalicemos nuestra atención, y con esto nuestra energía, a poder resolver aquello que está en nuestras manos?, aquello que de verdad podemos mejorar y que podemos invertir nuestras experiencias, conocimiento propio y sobre todo nuestro tiempo para mejorar. Basta entonces con observar algo muy sencillo: en 2018, para ser exactos junio del 2018, ¿cuál crees que era tu nivel de creatividad? Asigna, por favor, un número del uno al diez. ¿Listo? ¡Perfecto! Ahora por favor regresa a enero del 2020, y asigna un numero del uno al diez. Así es, sé que lo observas igual que yo, nuestro nivel de creatividad va en aumento y esto no es magia, tan sólo es que cada sacudida puede brindarnos oportunidades, pero también puede hacer que destinemos lo más valioso que tiene el ser humano para escuchar aquello que no aporta, tienes razón: el tiempo.

¿Entonces, después de la ruptura, qué sigue?

En este momento, ¿qué está sucediendo que te empuje a ser disruptivo para mejorar, no solamente tu empresa, proyecto, persona, entorno? O bien, tan sólo para abrir los ojos; que, poco a poco, el cambio tendrá que suceder.


Ahora estamos viviendo tiempos de cambio y un cambio que -al ser externo- nos presiona a cambiar lo que somos; y con esto enfrentar aquello que hemos venido postergando por tantos días, meses y hasta años. Porque es un hecho que cada uno de nosotros tiene en mente hacer algo que ha programdo por tiempo atrás, pero -sobre todo- algo por lo que ha luchado, pero ha postergado. ¿Contradicción, incongruencia o simplemente momento de aceptar que algo se ha roto y tiene que ser cambiado?


¿Cuántas pérdidas tuviste este 2019 para que sean el elemento esencial de perderte, no desar luchar más, de “tirar la toalla” y de no continuar más?, ¿acaso no estás justo ahora leyendo esta contribución de tu servidor y esto -por ende- te convierte en alguien que sigue en este momento respirando y por consiguiente seguir aprendiendo a vivir?


Nuestra historia personal puede estar plagada de fracasos y con esto ser los elementos para no desear más seguir luchando por aquello que nunca llega; pero también en el fondo sabemos que algo más viene, y ese algo más es justo esto una disrupción personal, así es que ve tras ello, rómpete, quiébrate en pedazos, y después de eso, comienza desde cero a formar una nueva versión de ti, diferente, sin factores externos que hagan que de nuevo te conviertan en la víctima y con esto ser esa versión mejorada de ti, completamente diferente y asegúrate que este nueva versión de ti no culpe a nadie en lo absoluto; mas, por el contrario, sea tan sólo responsablidad por crecer, evolucionar, accionar eso en ti que hará que logres todo aquello que te propones y encontrarás que no será necesario ver hacia fuera si no, por el contrario, observar tu ruptura para crecer desde adentro hacia afuera.

“Las soluciones están en la crisis, y éstas aportan el mayor nivel de creatividad para poder encontrar el mejor camino hacia el éxito” -HIR
149 vistas
NO TE PIERDAS DE NINGÚN DETALLE

© 2019 por el Grupo iTradeCo